¿Qué es el blanqueamiento dental?

El blanqueamiento dental es el tratamiento más conservador y menos invasivo para tener una sonrisa más blanca, luminosa y atractiva.

El blanqueamiento dental forma parte de toda la planificación estética de la sonrisa, como tratamiento individual o previo a otros tratamientos restauradores directos o indirectos.

En la actualidad el blanqueamiento dental es un procedimiento no invasivo que presenta evidencias científicas suficientes para una aplicación clínica segura.

Es un tratamiento que siempre se debe realizar en condiciones de salud oral óptimas, no debe haber ninguna caries, no debe haber ningún problema en las encías, como gingivitis y sobre todo la estructura dental debe estar limpia y no presentar sarro.

Por eso es de vital importancia la revisión y el diagnóstico previo de un odontólogo. El profesional debe ser el que compruebe que todo se hace adecuadamente, que no se está utilizando demasiado producto y que monitorice y siga el tratamiento de forma directa.

¿El blanqueamiento dental es doloroso?

Normalmente, no es doloroso. Es posible que en algún paciente con sensibilidad extrema pueda sentir dolor, pero se produce como la sensibilidad a un helado o a una bebida muy fría. Además, sabiéndolo se puede pretratar para que no suceda o controlarlo para evitar que vaya a más o que llegue a ser molesto. Habitualmente es momentáneo y se soluciona de forma espontánea. En ocasiones es necesario hacer algún tipo de medida ya sea referente a modificar la pauta de tratamiento o utilizar colutorios o pastas dentífricas que colaboren en hacer que la sensibilidad se atenúe y llegue a desaparecer.

¿El blanqueamiento dental daña el esmalte?

Una leyenda es que puede dañar el esmalte, pero si el blanqueamiento dental se efectúa de forma correcta siguiendo las instrucciones del dentista, se emplea un producto seguro, con una regulación sanitaria, no es peligroso, es decir, no se daña el esmalte si se administra correctamente.

¿Cuánto dura el resultado del blanqueamiento dental?

Uno de los principales factores que hace oscurecer el color de los dientes es el paso del tiempo. Si se blanquea un diente, con el tiempo volverá a oscurecerse (no como al estado inicial pero sí se oscurecerá).

Para que ese grado de blanqueamiento perdure en el tiempo se deberán tomar medidas de mantenimiento, incluso, con el tiempo, algún retratamiento.

Por otra parte, hay alimentos y bebidas que influyen en el color de los dientes antes, durante y después del blanqueamiento dental pero realmente lo que más influye son tomar medidas higiénicas inadecuadas.

Debemos evitar bebidas que manchen y si no es posible realizar un buen cepillado tras la ingesta, así como controlar las dietas con alimentos con mucho colorante.

También debemos evitar fumar. Pero si fumas, el blanqueamiento dental puede ser mucho menos eficaz. En las personas que fuman o mascan tabaco, combinado con una mala higiene bucal, es más fácil que el diente se oscurezca.

¿Cómo funcionan y cuáles son los agentes blanqueantes?

Básicamente existen dos productos para el blanqueamiento dental: el peróxido de hidrógeno y el peróxido de carbamida, en los cuales el peróxido de hidrógeno es el agente activo en todas las reacciones.

El peróxido de hidrógeno en contacto con la estructura dentaria actúa como un fuerte agente oxidante, formando radicales libres y moléculas de oxigeno reactivas. Estas moléculas tienen un peso molecular bajo y son capaces de penetrar en el interior del diente (esmalte y dentina) para alcanzar los pigmentos oscuros.

Estos pigmentos oscuros tienen un alto índice de absorción de luz, que hacen que se absorba la luz emitida sobre el diente y les confiere un color más oscuro a los dientes.

El agente blanqueante lo que hace es disminuir el tamaño de los pigmentos oscuros, aumentando el índice de reflexión de la luz emitida sobre el diente, que pasa a tener un aspecto más claro.

El peróxido de carbamida en contacto con el agua se descompone en peróxido de hidrógeno y de urea. La urea consigue un ambiente con ph más básico, aumentando el ph del medio facilitando así el proceso de blanqueamiento.

Una característica importante que influye en su indicación clínica es la reacción lenta de radicales libres, entre 3 y 4 horas, lo que hace aumentar su tiempo de acción blanqueante sobre el diente a diferencia del peróxido de hidrógeno.

Existen diferentes concentraciones de estos productos, la indicación de cada uno de ellos variaría del paciente y el caso de discoloración en concreto.

¿Cómo se realiza el blanqueamiento dental?

Existen diferentes técnicas, la elección de una de ellas dependerá del caso en concreto, y de la situación clínica inicial.

Blanqueamiento en clínica dental con luz led.

Consiste en una sesión de 45 minutos , se aplica el gel blanqueante sobre los dientes, peróxido de hidrógeno al 35%, este gel es muy potente, y puede dañar las encías, por eso es muy importante antes de colocarlo, aislar bien todos los tejidos blandos para que no se produzcan daños.

El resultado después de esta sesión es inmediato, pero para que sea estable y dure en el tiempo se debe combinar con un blanqueamiento ambulatorio o en casa, en este caso con peróxido de carbamida al 10 o al 16%.

Blanqueamiento ambulatorio.

Se realizan unas férulas a medida, en este caso, será peróxido de carbamida al 10% o al 16%.

El tratamiento se hace en casa, se colocará el producto en estas férulas a medida, y dormirá toda la noche con el producto en contacto con sus dientes.

La duración del tratamiento dependerá de cada paciente en concreto, por norma general será de un mes, pudiéndose alargar o acortar según el caso en concreto.

La realización únicamente del blanqueamiento ambulatorio, presenta ciertas ventajas: es más económico, se consiguen los mismos resultados, y en muchas ocasiones mucho más estables en el tiempo, pero la mayor ventaja es la prácticamente inexistencia de sensibilidad dentinaria durante el tratamiento, a diferencia de la que sí se produce y de manera muy intensa en el blanqueamiento con luz led.

¿Todos los dientes responden igual al blanqueamiento dental?

Los tratamientos de blanqueamiento dental no funcionan igual en todas las personas. Por ejemplo, no suelen ser efectivos en fumadores constantes, personas que toman 2-3 cafés o tés al día o en aquellos que habitualmente toman vino tinto, pero existen otras opciones de tratamiento para lucir unos dientes blancos y radiantes como las carillas de porcelana o de composite.