La importancia de la higiene dental

¿Qué es la higiene dental?

Todos sabemos que, para gozar de salud oral, es imprescindible una buena higiene dental y como resultado obtendremos unos dientes, encías y lengua sanos.

Los dentistas se enfrentan diariamente a numerosas enfermedades por parte de los pacientes, pero las tres más frecuentes que se ven en las consultas son:

  • La caries dental (destrucción del esmalte dental, que es la capa externa más dura del diente).
  • La gingivitis (inflamación y sangrado de las encías).
  • Enfermedad periodontal (destrucción del tejido que sostiene el diente unido al hueso maxilar).

Para prevenirlas, es fundamental que adoptéis estos cuatro sencillos hábitos: buen cepillado, uso de hilo dental, enjuague o colutorio y visitar de forma periódica al dentista.

¿Cómo tener un buen cepillado dental?

Existen diferentes técnicas de cepillado, pero todas ellas basan su eficacia en seguir un orden preestablecido, ser minucioso y tomarse el tiempo necesario. Lo mejor es establecer una rutina desde muy pequeños y mantenerla, ya que ello facilitará el no dejar ningún rincón de la dentadura por limpiar, incluida la línea de la encía y la lengua.

Desde Clínica Dental Rafael Pla siempre recomendamos la técnica que consiste en colocar el cepillo con una inclinación de 45º respecto a la encía realizando movimientos verticales y suaves desde la encía hasta el borde del diente.

Si tenemos un cepillo eléctrico, simplemente habrá que ir “apoyando” el cepillo sobre la superficie del diente y mantenerlo 5 segundos por cada diente para que elimine toda la placa.

¿Cuántas veces tengo que cepillarme al día?

Tres veces al día, sin olvidarnos de la de la noche, ya que es la más importante puesto que durante las horas de sueño las glándulas segregan menos saliva y hay un mayor desarrollo de bacterias.

Muchos de vosotros cuando llegáis a la clínica nos preguntáis qué cuál es el más eficaz. En Clínica Dental Rafael Pla creemos que el mejor cepillo es el que se adapta a las necesidades de cada persona mientras sea de cerdas sintéticas (pelitos del cepillo) y de dureza media; ya que si utilizamos el suave tendemos a cepillarnos más fuerte y no lo controlamos y si usamos el duro dañamos la encía y producimos las recesiones (cuando se expone la raíz). Es recomendable cambiar el cepillo cada 3 meses, ya que las cerdas se doblan y se abren.

Usar hilo dental todos los días.

Usar el hilo dental es bueno para prevenir la caries y enfermedades de las encías, ya que elimina la placa que queda retenida entre los dientes. Se debe utilizar al menos una vez al día, pero, sobre todo, en el cepillado de la noche.

La técnica de cómo utilizarlo es la siguiente:

  • Cogemos unos 45 cm de hilo dental y lo enrollamos alrededor del dedo anular dejando 3 cm.
  • Lo sostenemos de forma tirante entre los dedos pulgares o índices y lo deslizamos entre los dientes suavemente hacia arriba y hacia abajo.
  • Lo curvamos alrededor de la base de cada diente, asegurándonos que pasa por debajo de la encía. Nunca hay que golpear ni forzar el hilo, ya que puede cortar o dañar el tejido gingival (encía).
  • Utilizamos secciones de hilo limpio a medida que avanzamos de un diente a otro.
  • Para extraerlo, lo deslizamos hacia delante, nunca hacia arriba.

¿Qué enjuague bucal usar?

El tercer hábito aconsejable para mantener una buena higiene dental es el enjuague bucal. El enjuague ayuda a prevenir la aparición de las caries y la enfermedad de las encías. Se debe emplear después de cada cepillado.

En el mercado podemos encontrar diferentes colutorios pero hay que tener especial cuidado con aquellos que contienen clorhexidina, que es un componente que tiñe los dientes si se emplea de forma habitual. Debe usarse siempre que haya sido recetado por el odontólogo.

Acudir al dentista con regularidad.

Es recomendable ir al dentista una vez al año para hacer una revisión general y evitar así la aparición de caries o en el caso que existan, evitar que se hagan mayores y puedan llegar a dañar el nervio. Asimismo, es aconsejable hacerse una limpieza al año para evitar que se acumule placa por debajo de la encía y ésta produzca gingivitis.

¡Así que, tomad nota porque tener una sonrisa sana y brillante es más sencillo de lo que parece!